Buscador

sábado, 13 de diciembre de 2014

Los isleños

"Te acordás la otra vez los que no pudieron alcanzar el camino, nadie más los vio. La Evarista Luján, la de lo del río, se quedó solita esperando al López, en el rancho, allá, y no se supo mas. Cada viernes santo suelo rezarle un rosaro angá."

viernes, 17 de octubre de 2014

YPF DEBE SER TOTALMENTE NACIONALIZADA

Viernes 17 de Octubre
 
COMUNICADO DE PRENSA
 
Ley de Hidrocarburos
YPF DEBE SER TOTALMENTE NACIONALIZADA
 
  Hoy comienza a tratarse en comisiones de la Cámara de diputados, la ley de Hidrocarburos presentada por el gobierno nacional y que cuenta ya con media sanción en Senadores. UNEN, al igual que en la cámara alta, rechazará la norma. Entre otras cosas, porque tiene incorporada una significativa impronta de lo que fue la política petrolera menemista, continuada por Néstor y Cristina Kirchner. Hasta que la debacle de perder el autoabastecimiento los obligó a un relativo nuevo rumbo antes de que sobreviniera la catástrofe; no sin antes causarle daños enormes a la nación.
  Brevemente hay cuatro cuestiones, de las que somos muy críticos con la ley en debate. En primer lugar la extensión de las concesiones: 35 años con opción a 10 mas, es decir 45 años. Claramente se busca mantenerles los negocios a las empresas que actualmente operan (entre ellas, varias de capitalistas amigos del gobierno); responsables entre otras cosas de la baja de reservas y producción de la última década, situación que lejos está de revertirse.
  En segundo lugar con que las regalías que se estipulen en el 12%, y que incluso puedan ser disminuidas. Manifiestamente por debajo de las que cobran la gran mayoría de los países productores de petróleo, incluyendo los de la región (Brasil, Bolivia, Venezuela, Colombia, Ecuador, etc). Esto significa que le estamos dando a las grandes empresas una enorme tajada de la renta petrolera, la que a su vez proviene de un recurso no renovable. Los recursos naturales de nuestro país, particularmente aquellos que se van a agotar, que pertenecen a todos los argentinos, deben ser usados esencialmente para construir un país mejor, mas desarrollado y sustentable.
  En tercer término, la ley del oficialismo ha rebajado considerablemente, respecto de su propio proyecto original, la consideración del cuidado del medio ambiente, abordándolo solo en un artículo de consideraciones generalizadas. Teniendo en cuenta los riesgos que significa la explotación no convencional (fracking) en este sentido, es mas que evidente que las preocupaciones del gobierno no son exactamente el cuidado de aquel. Concediendo en esta grave cuestión a los intereses económicos de las grandes petroleras, que siempre intentan maximizar su ganancias sin preocuparles las consecuencias de ello.
  Finalmente, y lo mas importante: YPF debe volver a ser una empresa 100% nacional. Ya de por si la política petrolera menemista, continuada por los Kirchner, llevó a que solo tuviera poco mas del 30% de la producción de petróleo y gas, dejando el resto en manos de otras empresas privadas. Al "nacionalizarse" en el 2012 solo pasó a manos estatales el 51 % de su paquete accionario, dejando el 49% restante en manos de capitales privados, extranjeros y locales (como Eskenazi, empresario muy amigo de la familia Kirchner). Lo que significa, en definitiva, que las ganancias de YPF, tan necesarias para el desarrollo del país, deben ser compartidas por mitades con empresarios privados. El primer paso serio de recuperar renta petrolera para la nación, debe ser por tanto nacionalizar en serio toda YPF,  permitiendo al mismo tiempo su control parlamentario. Esto, además, evitaría que puedan justificarse contratos ocultos -seguramente leoninos- como el que el gobierno hizo con Chevrón.
  Recuperar el autoabastecimiento petrolero y gasífero, utilizar una parte significativa de la renta de dichas actividades para desarrollar nuestro país, combatir la corrupción inherente al "capitalismo de amigos", cuidar estos recursos naturales no renovables y el medio ambiente, son los grandes desafíos de la Argentina que se viene. En esta ley de hidrocarburos se esta discutiendo una parte no desdeñable de todo ello. Sin dudas que lo que ha presentado el gobierno va en un sentido inverso.


 
HUMBERTO TUMINI
MOVIMIENTO LIBRES DEL SUR 
 
 
 
 
 
 
 
 

viernes, 8 de agosto de 2014

RECUERDOS DE MONICA

Domingo 29 de julio del 2007

RECUERDOS DE MONICA

  ¿Cuándo nos conocimos? No recuerdo bien, debe haber sido por 1964 o tal vez 1965. Es muy probable que alguna vez anduve por su casa y allí fue, ya que jugaba yo al rugby en La Tablada con Manolito, su hermano mayor, y con Gabriel, el segundo. Aunque no necesariamente puede haber sido de esa manera nuestro primer encuentro, tal vez la vi en alguna fiestita, de esas que teníamos rigurosamente todos los sábados los chicos y las chicas del Cerro de las Rosas y sus alrededores (yo, por ejemplo vivía en Argüello, un barrio pegado). Ella tenía un grupo de amigas: Alicia, Poebe, Liliana, Piti, su hermana menor Cecilia, y otras que ya no recuerdo; y yo uno de amigos, por lo que siempre, de una u otra manera, nos encontrábamos en esos "asaltos" (así llamábamos a los bailes en casas de familia).
  Bien, lo cierto es que, de alguna manera, Mónica y yo comenzamos a salir por aquel entonces. Ella tendría sus 13 ó 14 años, y yo dos mas. Plena adolescencia como quien dice. Anduvimos entonces de "novios" unos meses. Ella me iba a ver a los partidos de rugby de los sábados, porque era de inferiores; y yo, a veces, me llegaba hasta sus partidos de hockey. Era mas bien baja, atlética y de hermoso cuerpo, como casi todos y todas en su familia; un poquito chuequita, lo que motivaba mis cargadas. De rostro muy lindo y transparente en sus emociones, donde destacaban los ojos, vivaces y tiernos.
  Como todos los jóvenes, allí anduvimos entonces unos meses juntos, de aquí para allá. Una de esas noches, me recuerdo que era en calle 7 y la Núñez, volviendo de una fiesta, le di un beso en la boca. Era su primer beso, y seguramente tampoco yo era muy ducho en el tema. Que emoción. Luego, un buen día cortamos (así se le decía a no estar mas de novios). Ella quería seguir, pero, por lo que recuerdo, yo no. Vaya uno a saber porqué. En venganza usó mi sobrenombre y le puso a una perra que tenía Changa (esto fue así aunque Mamina, su mamá, dice que no), de la que luego hubo varias generaciones.
  Cada uno fue entonces recorriendo su joven vida. Siempre viéndonos por cierto, porque éramos del barrio, del club, y teníamos los mismos amigos y amigas; no había forma de no cruzarse una y otra vez. Pero cada uno por su lado. Hasta que allá por finales de los sesenta dejamos de vernos, tal vez por la vida universitaria (ella estudiaba en la Nacional, yo en la Católica) y seguramente también por cuestiones de la militancia que uno abordaba cada vez mas activamente.
  En febrero de 1972 me llevan preso, y así permanezco hasta el 25 de Mayo del año siguiente, en que recupero la libertad con la amnistía de Cámpora. Salgo de la cárcel de Rawson, paso por Buenos Aires y llego a Córdoba el 29 de Mayo. El aniversario del Cordobazo. Se hacía un gran acto en la Avenida San Juan, donde hablaría entre otros Dorticós, el presidente de Cuba, además de Atilio López y el Gringo Tosco. Era por la mañana y allá me fui.
  Por supuesto que anduve de aquí para allá, entusiasmado de ver tanta gente, tantas banderas, tanta alegría. Y allí, en ese acto, la volví a encontrar después de por lo menos cuatro años a Moniquita. Ahí estaba ella, menudita, contenta y, a juzgar por su cara y sus gestos, feliz de verme. Yo también. A borbotones me contó de su vida, la Facultad de Letras, el trabajo en la Biblioteca, su militancia, su familia, etc. Lo mismo hice yo como pude, y arreglamos para vernos a los pocos días.
  En algún bar de la Docta siguió esta historia. Ahí ya pudimos hablar mas tranquilos, contarnos en que habíamos estado todo ese tiempo de vernos poco primero y nada después. Me dijo que había estado de novio y muy metida (léase enamorada) con un muchacho de nuestra barra, pero que eso ya era historia. Que no salía con nadie en ese momento, que militaba en la universidad en una agrupación que se llamaba TUPAC, que compartía mucho de mis ideas. Y yo que me gustaba estar allí con ella, que la cárcel había sido como una escuela, que la lucha recién comenzaba, que cuando nos veíamos de nuevo.
  En esos años todo se vivía con rapidez, tal vez por saberse que podía ser breve. Por tanto, ahí nomás retomamos nuestra relación afectiva, casi como si nunca se hubiera cortado.
  Durante unos meses ella vivió en su casa en el Cerro y yo en la de una pareja de compañeros en Alto Alberdi. La Gude, una amiga de Mamina, muchas veces nos prestaba su departamento en el centro y allí nos íbamos a hacernos el amor. Cómo no, si yo tenía 23 años y ella apenas 21. En la flor de la juventud.
  Mónica tomó la decisión de venir al PRT conmigo, y su frente de trabajo fue el sindicato de Empleados Públicos. Ella era delegada en la Biblioteca. Siguió con sus estudios en la universidad, pero no con su militancia allí. Recuerdo como si fuera hoy, que me llegaba cerca de las doce de la noche a buscarla a la salida de clase, y la llevaba a su casa en el Cerro. El vehículo era una moto Siambreta que me prestaba un amigo. ¡Qué frío que nos hacía! Pero claro, ni se me ocurría no buscarla. Era tan lindo ese momento. La dejaba en la puerta de su casa, sin entrar, para que no se enterara Manolo, su papá (que me conocía del rugby, claro está) y ahorrarle un disgusto. Nuestra compinche era la Mamina, su mamá.
  Un día, me parece que era el mes de Setiembre, me dice: alquilé un departamento para irnos a vivir. Así era de decidida la Negra cuando andaba atrás de algo. Bueno, le dije, vamos. Y allí tuvimos nuestra primera casa, en Villa Revol. Chiquita, al lado de las vías, pero que nos parecía bárbara. Mónica la arregló rinconcito por rinconcito. Teníamos solo una cama de una plaza, tal vez un poquito mas grande, pero a nosotros nos encantaba. Todas las cosas, platos, cubiertos, vasos, muebles, ropa de cama y demás, se los había sacado a la Mamina, por supuesto.
  Fue efímera nuestra casa. Apenas dos meses después el Partido me mandó a otra provincia. Analizamos con Mónica qué hacer. Nuestra relación era reciente, su familia (la que, salvo su mamá, no sabía nada de su militancia) sospecharía de las razones de su ida a otra ciudad, mas cuando le faltaban apenas unas materias para recibirse, y, por último, los riesgos que, todo indicaba, seguramente se incrementarían con los meses. Ella no dudó, se puso firme. Me voy con vos y listo, me dijo decidida. Y allí partimos a fines de noviembre de 1973.
  Primero estuvimos un tiempito en la casa de una pareja de compañeros. Luego ya nos fuimos a vivir a una casa, que otra vez ella arregló con todo empeño y buen gusto. Siempre tuvo, a pesar de ser tan jovencita, una idea clara de cómo quería vivir con su pareja, mas allá del torbellino que era nuestra vida en aquel entonces. Era para mi un placer que ella fuera así. Ah, y esta vez nos tocó una cama de dos plazas, aunque los muebles los habíamos hecho con cajones de manzana. Bueno, todo no era posible.
  Teníamos un auto, un Ford Falcon. Aun cuando Mónica manejaba bien, al ser un vehículo grande, le costaba sacarlo de casa marcha atrás; por lo que cada tanto o chocaba el pilar del portón, o metía una rueda en la acequia. Allí venía entonces llorando para que le arreglara el embrollo. Así era su personalidad: siempre muy sensible, con las lagrimitas saliendo por cualquier cosa; pero, a no equivocarse, muy firme y decidida con las cosas importantes de su vida.
  Allí en esa nueva ciudad donde estábamos, siguió su militancia política en nuestro partido. Al mismo tiempo creyó conveniente tener una experiencia laboral nueva. Venía de una familia de clase media acomodada, pero como tantos de nosotros, había tomado un compromiso con su pueblo, con los trabajadores, con los humildes. Por lo que creyó correcto conocer en concreto como vivían. Se puso a trabajar entonces de empleada doméstica y conoció ahí, en vivo y en directo, muchas de las cosas que hasta ese entonces solo sabía por teoría. Por ejemplo, que muchas veces era mejor la comida que destinaban sus patrones al perro que a ella. Volvía a casa indignada, pero firme en su decisión de continuar trabajando allí.
  Al poco tiempo vino a vivir con nosotros un compañero (del que nunca pude saber qué fue, aunque creo que está desaparecido) al que le decíamos Manuel. No era su nombre real, por supuesto, era un seudónimo; como el Paula que usaba Moniquita. Y también llegó al hogar una perrita callejera; a la que le pusimos Kruska, nombre derivado de Kruskaia Contanstinovna, que era como se llamaba la mujer de Lenin. ¡Qué ocurrencia la nuestra! Graciosamente, la conocían a la perrita todos en el barrio por Kruska, incluido el policía que vivía al lado de casa; el que sentía mucho aprecio por Mónica y la invitaba siempre a la iglesia protestante, religión que profesaba. ¡Pobre hombre, si hubiera sabido quienes éramos en realidad!
  Tal como habíamos previsto, andando el año 1974 la situación política se fue tensando, y como consecuencia de ello empezó a reaparecer la represión. Mónica me pidió entonces que le enseñara bien a manejar armas. Sabía que siempre estaba presente la posibilidad de un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, y sentía que debía estar preparada para ello. No le faltaban convicciones ni coraje. Para bien o para mal, eran los tiempos que corrían en nuestra patria, la política estaba armada.
  En agosto viajé a Buenos Aires a una reunión nacional del Partido. Allí se decidió que una vez mas cambiara de querencia y me fuera a Tucumán. Acababan de asesinar a compañeros de dirección allí y necesitaban reforzar la regional.
  Volví a casa, me senté con ella en la cama y le conté lo que teníamos que hacer. Se rió, me dijo que no le disgustaba la idea, pero que debíamos tener en cuenta algo. La miré con sorpresa y le dije ¿qué? Esto, me contestó alcanzándome un papelito. Casi me caí de la cama: ¡estaba embarazada! Eso si que era una buena noticia. Lloró por supuesto, cómo no iba a hacerlo, si siempre lloraba. Aunque esta vez tenía una mas que buena razón.
  Planificamos entonces cómo sería nuestra mudanza. Iría yo primero a conocer la situación y a buscar donde vivir. Luego se vendría ella. A fines de agosto partí, muy contento por la futura llegada de nuestro hijo/a y muy triste por tener que dejarla sola un tiempo. La Negra por supuesto lloró al despedirse, pero ni un poquito de debilidad había en ello, solo manifestación de afecto. Y ya no volveríamos a vernos.
  Fui detenido en Tucumán a fines de setiembre de 1974, días después llevado a Buenos Aires, mas tarde a distintas cárceles. Ella no podía visitarme porque era "legal"; es decir, no estaba identificada por la policía como militante nuestra. Había que evitar que las fuerzas de seguridad la relacionaran conmigo, ya que eso le podía costar la cárcel o la vida. El sacrificio de no vernos fue entonces uno de los tantos que, tanto nosotros como miles y miles de compatriotas, hicimos en esos años fieles al compromiso adquirido con nuestro país y su pueblo.
  No hubo, no obstante, muro que impidiese comunicarnos en todo ese tiempo. Que yo le contara de mis peripecias carcelarias, ni que ella me dijera de sus alegrías y tristezas, de su nueva militancia en Rosario, de la llegada de Maria Carina, nuestra niña, de su trabajo de obrera textil, de su formación política. Que pusiéramos en esas cartas, con el disimulo indispensable, porque para el penal éramos primos, cuanto afecto nos unía. También por supuesto, que me hablara de sus miedos y, al mismo tiempo de su decisión de seguir adelante aun a costa de su vida.
  Y dio su vida, por su patria, por su gente, por su familia, por su hija. Seguramente con toda la confianza de que mas adelante, no importa cuando, hombres y mujeres recogerían esa semilla que ella junto a tantos otros y otras sembraron. Mi homenaje.

CHANGO TUMINI

_____________________________________________________


Humberto Tumini: Mónica Marta María Cappelli. Mamá de mi hija María Carina, abuela de mis nietas Azul y Lucila, mi compañera. Detenida el 16 de mayo de 1977 en Rosario. Desaparecida desde entonces, pero siempre presente. Memoria, Verdad y Justicia.

Mónica Capelli sostiene en sus brazos a su hija Maria Carina


______________________________________________

Biografía de Humberto Tumini 

domingo, 3 de agosto de 2014

Asamblea


22 de marzo de 2014

Yo: -Mirá, una vez encontramos un video de mi tío Carlos. Dura dos segundos nomás. Mirá.
Luciano: -¿Ése?
Yo: -Sí, ése. ¿Lo viste?
Luciano: -Si... ¿Qué estaba haciendo?
Yo: Estaba hablando, en una asamblea universitaria.
Luciano: -¿Y qué estaba diciendo?
Yo: -...
...
...
...
No lo sabemos.


viernes, 1 de agosto de 2014

Número

Tengo un millón de cosas para decirte.
Un millón es mucho. Para un ladrón o un banquero, que es casi lo mismo, hablar de millones puede ser fácil.
Pero si contamos cualquier cosa de a una, llegar a un millón es mucho.
Muchísimo.
Pienso mucho en ese número. Un millón de cosas para decirte.
Qué desesperación me da saber que es imposible decírtelas todas.
Si te dijera, digamos, diez de esas cosas que quiero decirte, diez por día, y si hubiera empezado el día en que nací, y si siguiera en ese ritmo sin parar hasta que me muera, aún así no llegaría a decirte ni la mitad de ellas.
Quiero decírtelas todas y no llego. Quiero recordarlas todas pero se me juntan todas y no me sale ninguna. Y quieren salir todas en montón sin coherencia.Y recordemos que son un millón. Y sólo una boca para decirlas. Y sólo una vida para decirlas. Y tan poco tiempo para decírtelas.
Algunas son cosas casi sin relevancia, cotidianas, aburridas. Pero súper importantes. Otras son bellas, volátiles, débiles, casi vacías. Pero súper importantes también. Otras tantas son, digamos, malas, algo negativas, miedosas, temblorosas. Pero más que importantes sin duda. Y hay otras que son directas, sinceras, algo duras, obligadas, difíciles. Pero, qué va, sobra decir que también son importantes. Y además hay otras, las más, que son poesía sin escribirse, que tienen alas, que son nostalgia, sueños, deseos, utopías, fantasías. Importantísimas.
Verás cual es mi desesperación por tener un millón de cosas importantes para decirte y no poder decirlas a todas.
Será injusto, será breve, será tremendo, será muy fuerte. Pero inevitablemente, hoy, en esta tarde, tendré que darme por satisfecho cuando vuelva por el camino sabiendo que sólo te dije una.

Joaco
26-Julio-2014

lunes, 28 de julio de 2014

Sistema o unidad

Entre algunos cuadros remanentes del setentismo y de algunos partidos de la izquierda marxista se oye decir con frecuencia que para que esto ande "hay que cambiar el sistema".
No queda claro si es una mera expresión de deseo o si de verdad se proponen una táctica y estrategia para hacerlo; si apuntan a la economía, a la política o a ambas cosas a la vez; si es una cuestión de elites o de alguna clase social determinada; si la crítica es a la metodología que rige la elección o a los intereses que luego defienden esos representantes elegidos; etc.
Sin embargo, cuando llega cada elección, participan "del sistema" y votan en favor de uno u otro candidato y no se los ve haciendo campaña ni organizando el boicot o la abstención electoral.
Más bien, diríamos, "agitan contra el sistema" y embrollan el debate, como si la falta de democracia en los gremios, por ejemplo, fuera imposición del mismo y no una consecuencia de la falta de poder político de los trabajadores para modificar sus reglamentos, etc.
Es que reconocer una u otra razón, pega en el clavo de la cuestión:
No es lo mismo asumir la responsabilidad propia y de clase en la falta de unidad para alcanzar mayor poder político, que "patear la pelota afuera" echándole la culpa "al sistema" por lo que no se logra.
Y así, con todos y cada uno de los derechos incumplidos.
Entonces, quienes piensan de ese modo, deberían advertir y reconocer, antes que nada, que para sumar a Juan, María y José a la lucha por una vivienda digna -otro ejemplo-, siquiera es necesario "cambiar el sistema" y, mucho menos, esperar a que ellos se convenzan de hacerlo para ir por ese derecho.
Al contrario: bastaría con que estén interesados en unirse (y movilizarse) para alcanzar el poder político necesario que haga cumplir (o modificar) la normativa vigente.
Es que por más que la justicia sea "la del sistema", hay una relación directa entre ella y el poder político de cada quien:
No es casual que derrotado el Partido Militar, estemos juzgando a los genocidas y, tampoco, que se esté juzgando a Boudou cuando el gobierno nacional viene del fiasco de las elecciones de octubre.
Entonces, en vez de hurgar afuera, donde hay que buscar es en la falta de unidad para alcanzar el poder político necesario para la consecución de los objetivos que se propongan.
Y esa es una cuestión de voluntad de todos y a cada uno. No culpa del "sistema".


Fuente: [Click aquí]

lunes, 14 de julio de 2014

FUTBOL Y OTRAS NOTAS A


FÚTBOL

CASI, CASI, PERO TERMINÓ GANANDO EL QUE HABÍA DEMOSTRADO QUE ERA MEJOR. EL EQUIPO ARGENTINO RESISTIÓ DIGNAMENTE Y TUVO UN PENAL NO COBRADO.

AHORA, A LAS COSAS DE LA REALIDAD CONCRETA QUE, PARA LAS MAYORÍAS, ESTÁN MUCHO PEOR QUE CUANDO EMPEZÓ EL MUNDIAL.

RESPECTO A LOS DESMANES EN EL OBELISCO, NOS DIERON TODA LA IMPRESIÓN DE QUE ESTABAN COORDINADOS CON LAS FUERZAS DE SEGURIDAD PARA QUE LOS GRANDES MEDIOS SE LLENARAN LA BOCA CON "LOS VÁNDALOS", EN VÍSPERAS DE SANCIONAR LA "LEY ANTIPIQUETE". (J.F.)



---------------------------------------------------------------------------------------------------------


LOS LABORATORIOS SIGUEN PRIORIZANDO EN "LA OVULACIÓN Y EN LA QUÍMICA", Y ESO NO ES EQUITATIVO ¿SERÁ SALUDABLE? OJO AL PIOJO:

El Ministerio de Salud de la Nación lanza hoy el anticonceptivo subdérmico

Un método a nivel de piel





------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jubilaciones: en seis meses, cayó 8% el poder de compra


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La negociación con los holdouts entra en tiempo de descuento

La política de deuda - La mentira del desendeudamiento



------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mauricio Macri y Amado Boudou: "la mesa de los procesados"

Mauricio Macri y Amado Boudou:

Macri y Boudou compartieron mesa en el agasajo a Putin

Datos falsos y el mismo "cómplice" en las causas de Amado Boudou


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


EL GOBIERNO DE ISRAEL DEBE CESAR URGENTE LOS BOMBARDEOS CONTRA EL PUEBLO PALESTINO. NO TIENEN NI IDEA DE LA CANTIDAD DE MUERTOS PRODUCIDOS, PERO TIRAN CIFRAS CONCRETAS PARA DISIMULAR LOS EFECTOS DEL GENOCIDIO DESATADO:
SEPTIMO DÍA DE ATAQUE ESCUDADO EN EL MUNDIAL DE FÚTBOL





Ya hay 135 muertos en Gaza: condena mundial y demanda de un cese del fuego




------------------------------------------------------------------------------------------------------


¿SE ENTIENDE, ENTONCES, POR QUÉ NUNCA FUE CRITICADO POR EL KIRCHNERISMO A PESAR DE SUS BARBARIDADES CON LOS QUOM?:

Un hombre muy cercano al gobernador embolsó $ 2,2 millones de The Old...


jueves, 10 de julio de 2014

NO PASA NARANJA Y OTRAS NOTAS A



CON ARGENTINA NO PASA NARANJA: BAJÓ EL RIESGO PAÍS Y A ALEMANIA YA LE GANAMOS:


A ALEMANIA YA LE GANAMOS:



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------


"BOUDOU SERÁ UN MAFIOSO, PERO ES NUESTRO MAFIOSO"

 NOS DIJO EN MEDIO DE UNA DISCUSIÓN, UN DIRIGENTE KIRCHNERISTA.

¿SERÁ POR ESO, ENTONCES, QUE CRISTINA LE PIDIÓ QUE LA SUPLIERA EN LOS ACTOS DEL NUEVE DE JULIO?

A VER SI SE ENTIENDE:

A ESTA ALTURA DE LOS ACONTECIMIENTOS DEBERÍA ESTAR CLARO QUE LAS RAZONES POR LAS CUALES AMADO BOUDOU FUE ELEGIDO PARTE DE LA FÓRMULA PRESIDENCIAL, FUERON LOS TRABAJOS PRESTADOS A "LA CORONA" Y QUE ATIENDE LA JUSTICIA, QUE NO SU TRAYECTORIA MILITANTE O SUS DOTES CON LA GUITARRA Y AFINIDAD POR "LA MANCHA DE ROLANDO".

QUIEN PUDO (EN SU NOMBRE) QUITAR AL PROCURADOR, AL JUEZ Y AL FISCAL DE LA CAUSA, BIEN PUEDE PEDIRLE QUE LO REPRESENTE EN EL ACTO PATRIO POR EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA.

COMO DIJERA JOSÉ PABLO FEINMAN (EN "EL JEFE"): "SON LAS MAFIAS", ESTÚPIDO.

ENTONCES, QUE LOS PEJOTA Y CIERTOS MEDIOS, DEJEN DE HACERSE LOS EXTRAÑADOS SOBRE EL ASUNTO, PORQUE TIENEN LARGA ESCUELA Y CONOCIMIENTO EN ESA METODOLOGÍA.

POR OTRO LADO, AYER, LOS MERCADOS, ¡PUM PARA ARRIBA!, CON LOS BONOS Y ACCIONES ARGENTINAS. SE VE QUE RECIBIERON INFO DE QUE "SE ARREGLARÁ" CON "LOS BUITRES".

EN TANTO, EL "CAMARADA" BERNI, CUMPLE SU TRABAJO Y REPRIME SIN CONTEMPLACIONES A LOS OBREROS Y TRABAJADORES QUE RECLAMAN POR SUS DESPIDOS. EL CELS Y UN DIPUTADO DEL MOVIMIENTO EVITA, LE PEGARON DURO. (J.F.)



Ahora, el Movimiento Evita cruza la represión y se agravan ...

Leonardo Grosso acuso a Berni de ser "Funcional a la ...

DIRIGENTES DEL FA-UNEN CELEBRARON EL 9 DE JULIO CON UN LOCRO EN TUCUMÁN:


Locro y foto. Varios de los principales referentes de UNEN, ayer, en Tucumán, después del almuerzo. /IN FOTO
Candidatos presidenciales con Cano: "Alperovich se va y llega la decencia"
Sanz, Cobos y Binner celebraron el 9 de Julio en Tucumán con alusiones a Boudou
Gobierno y oposición viajaron a Tucumán por los actos del 9 de Julio


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Inquietud en el oficialismo por la continuidad de la política de derechos humanos

[Encuesta] ¿Qué candidatos prefieren los rosarinos para las elecciones presidenciales de 2015?

Con críticas al vice, el Frente Amplio-Unen tuvo su propio acto

Lo que cuesta mostrarse juntos

Viaje a la mente de los candidatos: ¿cómo es la psicología de los aspirantes a la cúspide del poder?

Locro de UNEN, sin Pino ni Lilita

Carrió realizó su propio acto por el Día de la Independencia

Boudou sumó otra denuncia, ahora por truchar su declaración jurada

Carrió: "Que llegue a tener la Presidencia un pibe chorro de Puerto Madero es la degradación de ...

Binner, Cobos y Sanz celebraron con un locro popular el 9 de Julio en Tucumán

El incómodo factor Boudou


jueves, 12 de junio de 2014

Resolución del caso CARLOS LUIS MANSILLA

Publico dos notas, de los (enormes) avances en la investigación de lo sucedido con mi tío Carlos Mansilla. Una de Página/12 y otra (copiando y pegando) desde Facebook, agregando incluso los comentarios, porque me parece que también son importantes.
Joaco 12-06-2014

Comienza esclarecimiento 

DESAPARICION de Carlos MANSILLA, mi hno.


Nota de Página 12, del 3-11-2010. Por primera vez en 32 años, una persona que compartió el cautiverio con mi hermano CARLOS LUIS MANSILLA en el Campo Clandestino "El Vesubio", ofrece un testimonio público ante el Tribunal Federal Nº 2. Es un avance importante, porque varios datos coinciden con Carlitos. Muy, muy agradecidos con Fernando Caivano, toda mi familia.

(click en las imagenes para ampliar)






Resolución del caso CARLOS LUIS MANSILLA desaparecido el 29-09-1978


24 de agosto de 2011

LA RESOLUCIÓN DEL CASO CARLOS LUIS MANSILLA
MI HERMANO DESAPARECIDO EL 29/9/78
SAN LUIS, 21 de agosto de 2010
Por Julio Jorge Mansilla

Link de la nota: http://www.facebook.com/notes/250746434958640/

Los Mansilla somos cinco hermanos, de Villa Mercedes, San Luis: Pedro Efraín, Carlos Luis, Julio Jorge, Daniel Iván y Silvina Luz María. Nuestra madre (fallecida), de apellido Avila, tiene un hermano, Fernando Avila, que después de estudiar escribanía en Córdoba, formó familia y se quedó a vivir allí. Sus hijos, nuestros primos, son también cinco: Silvia, Fernando Alfredo, Félix, Laura y Gustavo.
Fernando Alfredo vivía en Buenos Aires cuando desapareció, el 24/2/78. Nuestro hermano Carlos Luis, también vivía en Buenos Aires, junto con Daniel Iván, y desapareció el 29/9/78.
Para los mercedinos de Villa Mercedes, “puntanos” son solo los de la ciudad de San Luis y por lo tanto, los mercedinos no somos puntanos. Sin embargo, la fuerza de los hechos a los mercedinos nos permite aceptar que, fuera de la provincia nos identifiquen como “puntanos”.
Estos datos iniciales son útiles para entender lo que sigue.

Una persona de Córdoba, que estuvo detenida durante “El Proceso”, es llamada a declarar en la Instrucción del caso de la muerte de Walter Magallanes, asesinado en La Perla, Córdoba.
El día 2 de junio de 2010, Joaquín (mi hijo mayor) me reenvía un mail que había recibido de Félix Avila (nuestro primo de Córdoba), en donde éste último le manda la fotocopia de una hoja (que llamaremos “el documento”) de la declaración que hizo este ex-detenido.
En 1976 el declarante militaba en una de las agrupaciones que respondían a Montoneros y es trasladado a Buenos Aires por la organización en octubre de ese año. Llegado a esa ciudad queda bajo las órdenes de Fernando (Alfredo) Avila (primo hermano nuestro). En el documento, a continuación del nombre de Fernando Avila, el escribiente que le toma la declaración agrega “(a) PRIMO – aspirante, muerto en un enfrentamiento, en febrero de mil novecientos setenta y ocho”. Esto proporciona tres datos sobre Fernando:
1-. Tenía como sobrenombre “Primo”.
2-. Era “aspirante” (un grado típico de la organización Montoneros).
3-. Había sido muerto en un enfrentamiento en febrero de 1978.
El declarante sigue diciendo, que Fernando lo contacta con la columna 23 de Montoneros de Capital Federal y comienza a funcionar con el nombre de guerra “Fernando”, dependiendo de Edward Castro, alias “Gringo”, quien también se había trasladado desde Córdoba desde septiembre de 1976.
Vivió al principio con Claudio Lutman, alias “Lenteja” (en el documento lo sindican como “muerto”) y con un tal Ceballos, alias “Pajarito” en Belgrano 2029, 3° “F” de Capital Federal, pero luego, por orden de Fernando (Alfredo) Avila, se va a vivir con: el mismo Fernando (Alfredo), Edward Castro (“Gringo”) y Ceballos (“Pajarito” o “Pájaro”) en el domicilio de, Belgrano 3107, 1° piso, Capital Federal (no hay indicación de fechas precisas).
Todos estos datos surgen de la única hoja que proporciona este ex.detenido a Félix y permitieron establecer, tal como allí dice: que nuestro primo Fernando fue muerto en un enfrentamiento en febrero de 1978.
Complementariamente nos informa en qué zona se movía y quiénes eran algunos de sus compañeros.

El hecho de ser nuestro hermano Carlos primo de Fernando, permitió pensar que Carlos y Lutman se conocieran, por intermedio de Fernando. Y si se tiene en cuenta que Claudio Lutman  es secuestrado el 26 de septiembre de 1978, tres días antes que Carlos, se elaboró la hipótesis de que la caída de Carlos tuviera relación con la de Lutman.
El declarante ex-detenido manifiesta a Félix que dos de sus compañeros, en testimonios de sobrevivientes del Centro Clandestino de Detención (CCD) “El Vesubio”, son mencionados como vistos en ese CCD. Uno de ellos es Claudio Lutman.
Compartido todo este material, alrededor del 18 de junio, mi hermana Silvina, que reside en Buenos Aires, se pone a analizar todos esos testimonios en el sitio web de las Abuelas y detecta que una sobreviviente, Cecilia Ayerdi, es detenida el 28 de septiembre de 1978, un día antes que Carlos y que ella menciona a Claudio Lutman. Lo inmediato era contactar a Cecilia para ver si podía decir algo que permitiera determinar alguna relación con Carlos. Un dato importante que obtiene por Internet Silvina es que Cecilia trabaja en el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).
En este punto es necesario mencionar que mi compañera, Mabel, hace por lo menos dos años, se había percatado de este hecho: que esa chica había sido detenida un día antes que Carlos y que estaba viva. Hasta había logrado obtener su mail y me lo había dejado escrito en un papel sobre el escritorio para que yo me contactara y viera si ella nos aportaba algo. Yo no le di la importancia que merecía y me dejé estar, hasta que se perdió el papel y se olvidó el tema. Ahora vemos que perdimos dos valiosos años por esa indolencia tonta.
Tomado contacto con Cecilia, por parte de Silvina, contesta inmediatamente con muy buena predisposición.
Posteriormente, el 12 de julio, la entrevistamos, Silvina, Mabel y yo, en la propia sede del EAAF y ella nos dice que siempre estuvo al tanto del caso del Carlos, porque “es el único caso de desaparición en ese día 29/9/78, que figura en las listas”. Nos dice además que ella, en su testimonio, menciona a un “estudiante de medicina” que cae justamente el 29/9/78 y que siempre pensó que ese era el Carlos Luis Mansilla que aparecía en las listas.
Al decirle nosotros que Carlos no era estudiante de medicina, ella dice que no recuerda bien por qué lo tenía así caracterizado, pero podría ser porque escuchó que decían que el chico demostró algún conocimiento de medicina, o que los represores lo relacionaron con la Facultad de Medicina, o algo que no recuerda bien. Pero que no era totalmente relevante esa caracterización.
(En las listas de personas vistas en el CCD “El Vesubio” dice:
Estudiante de Medicina: Lo menciona Cecilia Ayerdi -septiembre a octubre de 1978-, quien dice que también era amigo de Claudio Lutman, y que un día se lo llevaron, después de torturarlo muchísimo, supuestamente “al hospital” y después los represores hablaban de él como “el finadito”).
Hay una anécdota que cobra algún sentido con lo anterior y que cuenta Daniel (nuestro hermano, que vivía con Carlos) que relaciona a Carlos claramente en la militancia con cuestiones de medicina y de allí la posibilidad de que pudiera ser caracterizado como “estudiante de medicina”.
Cecilia nos manifiesta que este detenido había dado el dato de una cita, aparentemente falsa, y cuando lo llevaban hacia ella intentó escaparse tirándose del auto que lo trasladaba, pero fue recapturado. Por las salvajes torturas recibidas, posteriores a este hecho, los represores dijeron que lo llevaban “al hospital”. Que el destino no fuera “el hospital” sino un “traslado” como el que normalmente hacían, o sea para matarlo, o que realmente se murió porque no lo pudieron salvar en “el hospital” es lo de menos.
Lo que también nos dijo es que hay un sobreviviente que nunca ha testimoniado y que tenía pensado entrevistarlo (ya lo había ubicado por Internet) para preguntarle si la autorizaba a nombrarlo en su próximo testimonio en el juicio sobre el CCD “El Vesubio”.
En El Vesubio permanecían separados hombres y mujeres y por esa razón, ella no puede aportar casi nada sobre los muchachos que estuvieron esos días que estuvo ella, porque no tenían contacto. Pero el muchacho, que identifica como Fernando y del cual sabe el apellido pero no quiere decirlo hasta no hablar con él, estuvo detenido en El Vesubio por esos días y puede haber visto o escuchado algo.
El jueves pasado, 19 de agosto, Cecilia se encontró con este muchacho “Fernando”. Apenas regresa de la entrevista, a la madrugada, me escribe este revelador mail:

“Hola Julio, perdón por la tardanza pero me costó bastante contactarme con el compañero que te había mencionado. Es tarde, acabo de despedirme de él, hacía 32 años que no lo veía ni hablaba. Nunca habló del tema, ni trató de hacer memoria. Hoy empezó a hacer el esfuerzo, confío en que irá recordando más. Del chico que podía llegar a ser Carlos, efectivamente recordaba lo mismo que yo, que se había querido escapar, etc. Y dijo: “repetía todo el tiempo, soy puntano y quiero un vino con soda". Y ahí recordé que vivís en San Luis, no sé si son de allí… pero por eso te estoy escribiendo a esta hora. No quería esperar a mañana, a lo mejor esa frase te dice algo. Un abrazo
Cecilia”

El mismo día que recibo lo retransmito a mis hermanos. Efraín (nuestro hermano mayor), casualmente en Buenos Aires, se presenta junto con Silvina, en las oficinas de EAAF y se entrevistan con Cecilia. De ese encuentro surgen algunos otros elementos:
Fernando vive en San Pedro, provincia de Buenos Aires. Había hablado con él el martes, y el jueves vino a la Capital a verla. Esto da una muestra de la predisposición que puso para ponerse a recordar y contar lo que no había contado en los 32 años que han pasado.
El sobreviviente cuenta que después de estar 4 o 5 días en “El Vesubio” lo trasladaron a “El Olimpo”. En el baúl del auto donde lo llevaron iba otra persona con quien no pudo intercambiar palabra ya que esa persona iba muy malherida y solo se le escuchaba quejarse.
(Los datos que se conocen es que en “El Olimpo” solían incinerar a los que se morían allí. Se calcula que de las 700 personas que pasaron por allí entre agosto del 78 y enero del 79, sobrevivieron alrededor de 50).
Fernando cuenta que fue detenido el 28/9/78 en un bar donde fue a encontrarse con Claudio Lutman, de quien no sabía que estaba “chupado” (desde el 26/9/78). Lutman estaba en una mesa, él se acercó a su encuentro, se sentó y de inmediato aparecieron los represores y se lo llevaron. Silvia Avila (nuestra prima, hermana de Fernando Avila) dice haber estado con Carlos el 29/9/78 temprano y que al despedirse, él le dijo que se iba a un bar que, al parecer, era un lugar habitual para reencontrarse, para tratar de reconectarse con los compañeros. Bien cabe la hipótesis, que ya teníamos desde hace mucho, de que con Carlos se haya repetido la misma mecánica. Puede tomarse como otro elemento que refuerza las otras coincidencias.
Hay algo más que agregar: entre los compañeros de Carlos que recuerda mi hermano  Daniel haber visto en algún momento, menciona a tres: “Chino”, “Gallego” y “Rata”, éste último no muy seguro. Cecilia Ayerdi, en su testimonio, menciona a un “Chino” como amigo de Claudio Lutman.
Entre las personas vistas en “El Vesubio”, con signos de pregunta, se consigna a un “Gallego”, actualmente desaparecido, que estuvo allí entre fines de agosto y octubre del 78, período coincidente con las detenciones y estadías de Lutman, Ayerdi, “Fernando”, el “estudiante de medicina”, etc.

La frase nos dice mucho. NOS DICE TODO. Coincidimos en que TODO INDICA QUE “EL ESTUDIANTE DE MEDICINA” ERA CARLOS.
Cierra todo, por los siguientes elementos objetivos:
1-. Fehacientemente, aportado por Daniel, Carlos estuvo relacionado con cuestiones de medicina dentro de sus actividades en la militancia. Al menos en algún momento.
2-. El “estudiante de medicina” cae detenido el mismo día que Carlos.
3-. Es llevado a “El Vesubio”.
4-. Podría haber otros que no hayan sido denunciados, sin embargo, hasta ahora, el   único caso de desaparición el 29/9/78 denunciado, es el de Carlos.
5-. Pero además, este único caso denunciado, el de Carlos, es el de un joven de San Luis, o sea, un “puntano”
6-. Tres días antes es detenido Claudio Lutman, quien pasa por “El Vesubio” y está desaparecido.
7-. Carlos podía estar relacionado con Claudio Lutman, por ser éste último, compañero de Fernando (Alfredo) Avila, nuestro primo hermano.
8-. Un tal Fernando (no Fernando Avila, sino otro), sobreviviente, quien tiene algún contacto durante la detención con este chico (“estudiante de medicina”), dice haberle escuchado decir en varias ocasiones: “soy puntano, quiero vino con soda”.
9-. Hay dos casos que podrían relacionar más aún a Carlos con Lutman: “Chino” y        “Gallego”.

Continuación…
Por Silvina Mansilla.
Buenos Aires, noviembre de 2010.

Tal como aparece publicado en Página 12 del 3/11/2010, el 2 de noviembre pasado se realizó la declaración ante el Juzgado Federal Nº 2, en los tribunales de Comodoro Py, de Fernando CAIVANO, el sobreviviente que vive en San Pedro, secuestrado el 28/9/1978 en el bar La Giralda, pleno centro de Buenos Aires, en Avda. Corrientes. Este señor tiene actualmente 51 años y cuando sucedió todo, tenía 18. Es comerciante.
Caivano, a quien en ningún momento vimos entre julio y ese día 2 de noviembre (o sea, es un testigo que el EAFF mantuvo muy a salvaguarda de cualquier posible influencia) y cuyo apellido conocimos ese día, vuelve a decir, oficialmente y bajo juramento ahora, exactamente todo lo mismo que ha dicho a Cecilia Ayerdi. Además de muchos detalles de su propia detención, reitera la presencia –en una suerte de pasillo muy frío, donde cada uno que pasaba le pegaba–, que había allí una persona de sexo masculino, muy malherido, que deliraba, pedía agua sin éxito y repetía: “soy puntano, quiero vino con soda”. Y que a ése, lo habían traído el viernes 29 a la mañana y lo habían tenido mucho tiempo torturándolo porque se había querido escapar. Que él había esperado mucho ese día la que fue su primera sesión de picana, porque con “ése” se habían demorado mucho. Y que durante el fin de semana, yacen los dos en el pasillo, casi sin atención: encapuchados y sujetados con esposas a alguna pared, o algo así. Que él difusamente, recuerda haber comido algo de pan.
A manera de un “mensaje a la posteridad” hoy, podemos entender que esa persona, que finalmente murió a causa de las torturas, era Carlos Mansilla. La suficiente dosis de ironía socarrona (muy característica de la brillante inteligencia de nuestro hermano), está contenida en esa frase que Caivano escucha. A manera de “no pienso decirles nada”, él sin embargo, en alguna parte de su mente, pensó: “si alguno de estos compañeros sobrevive, va a recordar a un loco que repetía lo mismo una y otra vez”. Y hete aquí, que ambos datos lo identifican: por un lado, la auto-identificación con una pertenencia geográfica, un rasgo muy característico que puede surgir en un momento traumático a personas con fuerte identidad como era mi hermano Carlos…, y, por el otro, aquello que podía significarle algo de placer, casi por su “idiosincrasia”: el gusto de no morirse sin tomar un “vino con soda”. Aunque Carlos no era en absoluto alguien dado a la bebida, podría decirse que la identificación con el vino casi es un rasgo “regional”, “cuyano”, sinónimo de virilidad, de pertenencia, de valentía.






Carlos, en un día de campo...

Notas anteriores relacionadas:


[3-Abr-2011] No tan desaparecidos - Carlos Mansilla ¡Presente!







  • Juan Pablo Páez Carlos Luis Mansilla!!! PRESENTE!!!


  • María Cristina Candella Acomodando papeles de Pedro, hallé una "poesía" que le escribí a Charlín hace muchos años. Un día de estos te la envío. Besos.

  • Silvina Luz Mansilla Por si alguien que no leyó quiere leer, la resolución del caso, aquí está. Amerita un mate y 10 minutos. Gracias!!

  • Alicia Giuliani Nicoll No sé que decirte Silvina!!! cuánto sufrir... cuánto dolor ojalá en Argentina no sucedan estas cosas nunca más!!! te mando un beso

  • Stella Mas conmoverdor testimonio... mi abrazo y acompañamiento en tan profundo dolor... Fuerza y que la verdad salga a la LUZ Luz Mansilla.

  • Ana María Portillo Mi flia está en la búsqueda de datos fehacientes sobre mi hermano José Andrés Portillo desaparecido el 7 de julio. En Nunca Más sale que lo vieron en El Vesubio, pero según últimos datos y búsquedas de mi hermana, parce que habría estado o muerto en La Perla. Seguimos en búsqueda. Estamos reconstruyendo aún en búsqueda de la verdad. Qué paz saber verdad, cerrar capítulos , asumir y encontrarse aún a 30 años con los últimos momentos y su memoria....aunque duela. Un beso.
    12 de junio de 2014

  • Flavia Carrascosa Cuánto dolor. Fuerza y paz Silvina y familia. Un abrazo enorme.
    12 de junio de 2014

  • Graciela Musri Amerita mucho más que 10 minutos, mas bien muchas horas para reflexionar! Qué commoción! Abrazo y fuerza querida Silvina Luz Mansilla
    12 de junio de 2014

  • Estela Telerman Triste, conmovedor!!!! Cuánto daño el ser humano es capaz de hacer!
    12 de junio de 2014

  • Silvina Luz Mansilla Esta nota es vieja, de 2011. Al leerla Stella Mas ahora, la refrescaron algunos amigos del fb, o se enteraron ahora. Ana María Portillo ¿es 7 de julio del 78, mismo año que Carlitos? Pero qué barbaridad!! Ojo porque a veces, a partir de un dato mal se cierran posibilidades posteriores: por ejemplo, nosotros desde siempre supimos que Cecilia Ayerdi nombraba a un estudiante de medicina en esos días de fines de septiembre del 78, ella eso lo declaró desde el comienzo... Pero en realidad, no pudo recordar ahora, por qué construyó la idea de que estudiaba medicina... esa pista, que durante años creímos falsa, era buena, porque ese efectivamente es mi hermano, aunque él estudiaba económicas. Es a veces, una flor de madeja desentrañar los nombres de fantasía que usaban, las cosas en clave, en fin, difícil. En nuestro caso, el esclarecimiento (que aún no llega al meollo porque no tenemos el cuerpo y no sabemos si murió en el Vesubio o en el Olimpo) vino a partir de datos interneteros que durante las vacaciones de julio de 2010, relacioné hipotéticamente yo, quedándome noches y noches hasta las 3 o 4 de la madrugada.... hasta que logré entender todo y pasar del plano hipotético al real, hasta encontrar a las personas. Lamento mucho que estés en esta situación, asunto que no supe hasta ahora!!! Hay que seguir buscando pistas, aunque sea juntando miguitas en el camino como Hansel y Gretel...
    12 de junio de 2014

  • Silvina Argüello Desgarrador. Un abrazo.
    12 de junio de 2014

  • Melanie Plesch Silvina Luz MansillaAna María Portillo: que brille sobre ellos la luz perpetua.
    12 de junio de 2014

  • Ana María Portillo Silvina mi hermano desapareció el 7 de julio de 1976. Era estudiante de ingeniería, dirigente de la JUP , luego también montonero, ahora tendría unos 62 años. Ahora sabemos que parece lo secuestraron en Córdoba cuando fue a una reunión de ¿monotoneros?.
    12 de junio de 2014

  • Silvina Luz Mansilla Ah! es antes, y en otra ciudad. Qué lío! Y por qué habrá aparecido mencionado en el Vesubio...?
    12 de junio de 2014


Banda sonora

Se ha producido un error en este gadget.

Gobiernos revolucionarios

Desde esta página acompaño desde la opinión, la difusión y (humildemente) en la acción, a los gobiernos que junto a sus pueblos llevan adelante la revolución socialista en Nuestra América. Desde aquí se puede acceder a las paginas oficiales de dichos gobiernos: